Nada se compara con la sensación de libertad al montar en bicicleta. En Intercycles Kids , contamos con un amplio rango de bicicletas para niños, desde bicicletas sin pedales hasta bicicletas aro 24”, por lo que podrás encontrar fácilmente una talla y un modelo que se ajusten a las necesidades de tus hijos. La primera bicicleta debe ser una sorpresa y traerá consigo diversión y horas de felicidad a tus hijos. Para ello es necesario que la bicicleta sea del tamaño correcto, para la edad adecuada y cumplir con las preferencias y el uso que se pretenda dar a esta.

Si necesitas saber más, por favor consulta nuestra guía de bicicletas para niños y nuestra sección de preguntas y respuestas en las cuales te proporcionamos información detallada sobre los modelos individuales en una estructura clara y guiada.


Las más vendidas

Bicicletas sin pedales

Poco después de que los peques han aprendido a caminar, pueden aventurarse en el mundo de las bicicletas sin pedales (también llamadas bicicletas de equilibrio). Estas bicicletas son una alternativa ideal para que los niños aprendan a mantener el equilibrio y la coordinación, y a su vez facilitan la transición a una bicicleta de verdad. Algunas de nuestras bicicletas sin pedales no cuentan con frenos, debido a que el frenado se realiza con los pies.

Bicicletas para niños con ruedas Aro 12”-18”

Las bicicletas para niños de 12-18” son ideales para los niños con una estatura de entre 95-125 cm. En Intercycles Kids, recomendamos las bicicletas de 12” para niños con una estatura de entre 95-105 cm, las de 12-16” para niños de entre 100 - 115 cm, las de 16-18” para niños de entre 110-120 cm y las de 18” para los niños de entre 115-125 cm. La mayoría de nuestras bicicletas para niños cuentan con ruedines, los cuales pueden llegar a ser innecesarios si los pequeñines comienzan a practicar con una bicicleta sin pedales desde una temprana edad. ¡Descubre nuestra amplia variedad de modelos y colores!

Bicicletas para niños Aro 20”

En Intercycles, recomendamos las bicicletas de 20” para los niños de entre 1.20 - 1.35 m de estatura. Puede ser tentador comprar una sola bicicleta que los niños puedan usar durante su crecimiento, sin embargo, el elegir una bicicleta del tamaño correcto garantiza una mayor seguridad y comodidad para los peques. Entre nuestras bicicletas de 20” encontrarás de todo, desde las versiones en miniatura de las bicicletas urbanas, hasta nuestras bicicletas de montaña con horquillas de suspensión. ¡Prepárate para los paseos en bicicleta en familia!

Bicicletas para niños Aro 24”

En Intercycles Kids , recomendamos las bicicletas de 24” para los niños de entre 1.30 -1.50 m de estatura. Esta categoría cuenta con una variedad de modelos, desde bicicletas con horquilla rígida hasta bicicletas de montaña con horquillas de suspensión.


Preguntas y Respuestas

Las bicicletas para niños se miden de forma diferente que las bicicletas para adultos. Para que la bicicleta del niño se ajuste a la perfección, el tamaño de las ruedas debe ser el adecuado para la estatura del niño. Utilice como ayuda nuestra Guía de tallas para bicicletas para niños.

Las bicicletas infantiles tienen que ser fáciles de usar y se caracterizan por garantizar una conducción segura a los niños. Los piñones y la cadena han de estar bien protegidos y los frenos ajustados a los niños, con el fin de evitar accidentes.

Pedalear en bicicleta fortalece tanto la capacidad motora de los niños como su equilibro y su musculatura. Antes de la primera bicicleta auténtica, el precursor ideal sería una bicicleta sin pedales, ya que al prescindir del pedaleo, gracias a ello los pequeños ciclistas pueden concentrarse en mantener el equilibro y el control del manillar. Puesto que el mecanismo de propulsión de las bicicletas sin pedales consiste en avanzar impulsándose con el pie –en un movimiento similar a correr, algo que los niños ya dominan-, es posible iniciarse en torno a los dos años, y con ello empezar a cosechar rápidamente los primeros éxitos.

Dependiendo del fabricante o el modelo, indistintamente se prescinde de ellos o se instalan en la bicicleta. En cualquier caso, los frenos significan una atención y una concentración extra que puede terminar desbordando a los pequeños. Los niños que utilizan bicicletas sin pedales suelen hacer uso de ellas en recorridos sin pendiente y a baja velocidad, por lo que unos frenos en este caso no serían necesarios. Frenar empleando los pies es suficiente, pero de haber un freno instalado –generalmente en la rueda trasera-, facilita que los niños puedan empezar a familiarizarse con el frenado y les proporciona experiencia de cara a la auténtica bicicleta. En cualquier caso, independientemente de que existan unos frenos instalados una cosa es segura; si los niños han utilizado previamente una bicicleta sin pedales, cuando hagan el cambio a una bicicleta auténtica, ya tendrán desarrollado un notable sentido del equilibrio, y montar en bicicleta será más sencillo.

Las bicicletas para niños se clasifican según el tamaño –en pulgadas- de sus ruedas. Están dirigidas a niños con una edad comprendida entre los 3 y los 6 años y tienen un tamaño entre 12 y 18 pulgadas. Estas bicicletas están sujetas a su propio código de circulación, mediante el cual se establece que los niños hasta 8 años deben circular por las aceras, aunque tampoco es algo especialmente relevante, ya que principalmente se utilizan en vías peatonales y de esta manera quedan apartadas del tráfico rodado. La mayoría de las bicicletas infantiles incluyen ruedas de entrenamiento o ruedines – en caso contrario, siempre pueden ser montadas opcionalmente-, no obstante será recomendable aprender a circular sin ruedas de entrenamiento , ya que con ello los aprendices se entregan por completo a la ayuda extra que éstos les proporcionan al no ser necesario esforzarse para mantener el equilibrio. De esta forma los ruedines impiden que los niños aprendan la verdadera conducción, puesta en marcha, y la toma de las curvas, acostumbrándose a una falsa sensación de control. Si más adelante se desmontan los ruedines, los niños tendrán que aprender de nuevo una parte importante de la conducción. Si el niño posee ya cierta experiencia con una bicicleta sin pedales o incluso con un scooter y gracias a ello, ha entrenado su capacidad de equilibrio, los ruedines son entonces un paso atrás en lugar de una ayuda. Las bicicletas para niños son normalmente bastante robustas, ya que por lo general los niños no son especialmente cuidadosos con ellas. Conviene destacar que no debe infravalorarse la estética de la bicicleta, puesto que si los niños están encantados con ella, la usarán con más frecuencia y estarán más motivados para realizar excursiones. Para niños más grandes –bicicletas de 20 y 24 pulgadas en donde encontraras distintos modelos con la dotación necesaria que las hace aptas para la circulación por senderos, diseñadas para una conducción más deportiva y orientadas al Mountainbike gracias a su cambio de piñones, es posible subir pendientes y emprender los primeros tours por caminos no pavimentados.

Disfrutar de las pistas de cemento de un skatepark o del simple asfalto de la carretera sobre un monopatín o Scooter es una sensación que los que la han probado no pueden dejar de repetir, ya que la versatilidad, emoción y espectacularidad de este deporte aseguran la diversión en todo momento. Además, con los monopatines se han creado algunas de las variedades deportivas más acrobáticas del mundo, algo que, sin duda alguna, ha servido para acercar a muchos hasta el mundo de los skaters. Por todo ello, si quiere vivir la emoción que proporciona una de estas tablas, en Intercycles ponemos a su alcance la mejor variedad de modelos para que pueda disfrutar de un deporte único.

Un scooter también es algo de lo que los niños deben disfrutar, aunque en sus versiones infantiles estas tablas sufren algunas modificaciones que deben ser tenidas en cuenta. Así, en lugar de contar con 4 ruedas lo hacen con 2, aunque se sitúan delante y detrás de la tabla y no debajo. Por otro lado, los monopatines de niños, también conocidos como patinetes, emplean una barra delantera de agarre con un manillar para realizar los giros y asegurar la estabilidad de los más pequeños, una pieza de la que carecen completamente las tablas de adultos. Con todo ello, un monopatín para niños aporta diversión y es la mejor forma de iniciarse con seguridad en uno de los deportes más apasionantes de la actualidad.